Cortes y heridas, ¿cómo podemos curarlos en casa?

Cortes y heridas, ¿cómo podemos curarlos en casa?

Un tropiezo, un pequeño corte con el cuchillo, un pequeño roce al sacar algo de horno… En ocasiones, en un abrir y cerrar de ojos, nos encontramos con un corte o una herida, más molestas que graves, que podemos curar fácilmente en casa. El problema es que no siempre lo hacemos correctamente. A continuación te mostramos cómo hacerlo y qué es aconsejable tener en el botiquín.

Antes de entrar en materia, es necesario aprender a diferenciar algo leve de algo grave que, aunque parezca sencillo, no siempre lo es. Los siguientes aspectos nos indicarán si debemos acudir al médico:

  • La movilidad y sensibilidad de la zona es escasa.
  • Se puede ver algún tendón de color blanco brillante.
  • La herida no deja de sangrar.
  • Le herida ha sido causada por un animal.
  • Si la herida se produce en zonas más sensibles, como el cuello, las articulaciones o los genitales.
  • Se ha producido con un material del que no estamos seguros si puede haber riesgo de tener tétanos, especialmente si no tenemos esta vacuna.

 

Pasos para curar un corte o herida leve en casa

Si una vez examinada la herida consideras que no es necesario acudir con urgencia al médico, puedes seguir los siguientes pasos en casa:

  1. En el caso de que la herida o el corte sangre, detener la hemorragia con una gasa o material que no suelte pelusa. Tapar y comprimir.
  2. Lavar la herida con agua corriente y fresca, y jabón. También se puede limpiar, si se tiene, con suero fisiológico.
  3. Si se ve algún elemento dentro de la herida, es mejor que este sea retirado en un centro de atención primaria.
  4. Si no para de sangra, comprimir la herida con una gasa estéril durante 5-10 minutos.
  5. Tapar con una gasa. Si la herida no es muy grande, se puede optar por una tirita.
  6. Si se tiene dolor y el corte es en la mano, elevarla para aliviarlo.

 

Pasos para curar una pequeña quemadura en casa

Quemarse con la bandeja del horno, la plancha o al rozar una olla, es uno de los accidentes domésticos más habituales. Antes una quemadura debemos:

  1. Colocar la zona quemada bajo el grifo de agua durante un rato. El agua no debe estar muy fría, y menos aplicar hielo.
  2. Si aparece una ampolla, esta indica que la quemadura tiene una profundidades intermedia. En estos casos, es mejor no intentar reventarla.
  3. Si la quemadura es muy superficial y pequeña, no es necesario cubrirla. En el caso de que sea más grande, se debería tapar con un apósito estéril.

Ten a mano un botiquín de primeros auxilios

Una buena idea para hacer frente a los pequeños accidentes domésticos, es crear un botiquín de pequeños auxilios, el cual puede incluir algunos artículos básicos como: 

  • Apósitos y vendajes (gasas, algodones, esparadrapo).
  • Guantes de látex.
  • Desinfectante de manos.
  • Suero fisiológico.

 

Si deseas formar un botiquín de primeros auxilios o tienes dudas sobre cómo curar las pequeñas heridas en casa, en Farmacia Galup te asesoramos. Ven a visitarnos a nuestra farmacia en el centro de Barcelona.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *